Cartagena necesita que se haga justicia anteponiendo la verdad

624
MANUEL VICENTE DUQUE Alclade de Cartagena con el General POVEDA Comandante de la Policia Metropolitana

Mucha gente que desconoce el marco jurídico, han hecho un carnaval tratando de defender la presunta persecución que la Procuraduría General de la Nación ordenó, suspendiendo provisionalmente al alcalde de Cartagena, Manuel Vicente Duque, mientras se investigan las presuntas irregularidades en el control a las construcciones de la ciudad que se pusieron de manifiesto con el desplome de un edificio que dejó 21 muertos.

Algunos de los seguidores del alcalde han manifestado a través de la red, “que se le violó el debido proceso”, “que no es culpable de los hechos que le señalan”, “qué es una persecución política”, “que lo están persiguiendo porque es del pueblo”, “que yo apoyo a mi alcalde” etc.

Creo conveniente no entrar en pánico ni en desconocimiento de lo que realmente está ocurriendo en Cartagena; y eso que no se ha destapado lo de la inseguridad y un carrusel de hechos irregulares, pero mientras tanto el alcalde deberá permanecer al margen de sus funciones por tres meses inicialmente, luego que lo vincularan a una investigación por su presunta negligencia en la vigilancia de las construcciones, la administración habría fallado en el seguimiento y control de las obras en la ciudad, este pronunciamiento a mi manera de ver las cosas no es una persecución, cuando por el contrario se justifica por la gran cantidad de casos detectados.

Al parecer aquí debe ocurrir un hecho de la magnitud del ocurrido en Blas de Lezo para comprender que CARTAGENA es un mar de corrupción o sino como se explica la existencia de 55 construcciones sin licencia que se levantan en la Localidad Histórica y del Caribe Norte, sin mencionar las que están ilícitamente en los terrenos de los MIRANDA, demostrando que la falta disciplinaria sigue cometiéndose porque el alcalde tenia según un ciudadano que denunció estas irregularidades a tiempo, conocimiento de lo que ocurría, mostrando las pruebas de las correspondencia y una tutela que fallo a favor de este y no se hizo nada para prevenirlo.

Por eso considero un error garrafal, una estrategia inadecuada patrocinar marchas en contra de la decisión de la Procuraduría General de la Nación, creo en su inocencia, pero debe demostrarlo con razonamiento; desvirtuando y controvirtiendo las pruebas que en su contra tengan para enseñar la ausencia de responsabilidad.

Y por otro lado, el debido proceso debe entenderse como una manifestación del Estado que busca proteger al individuo frente a las actuaciones de las autoridades públicas, procurando en todo momento el respeto a las formas propias de cada juicio. El artículo 29 del ordenamiento constitucional lo consagra expresamente “para toda clase de actuaciones judiciales o administrativas.

Así entonces, las situaciones de controversia que surjan de cualquier tipo de proceso, requieren de una regulación jurídica previa que limite los poderes del Estado y establezcan el respeto de los derechos y obligaciones de los sujetos procesales, en esta oportunidad al señor alcalde no le han violado sus derechos a la defensa, por el contrario lo separan para que lo pueda hacer correctamente.

Veamos las cosas con sensatez y pidamos al SEÑOR para que el alcalde demuestre que no tiene nada que ver con las omisiones que le señala la procuraduría y a eso súmele lo que se le avecina por parte de la Fiscalía General de la Nación que también abrió una investigación profundizándola en las acciones que la administración ha tomado para evitar las construcciones ilegales en la ciudad.

Ahora veamos este caso por el lado político, sabemos que estamos en un año de furor por regresar al congreso de la república, en Bolívar las campañas están muy frías, en parte porque todos están pendientes de qué pasará con la alcaldía. Para la mayoría de grupos políticos rivales y cercanos de MANOLO, la suspensión es una victoria política, que podrían reivindicar en las elecciones. Pero sobre todo hay uno que podría salir ganador: la casa GARCIA, cuyo líder es muy cercano a Santos y se repetiría la historia que sucedió con CAMPO.

Por eso, CARTAGENA NECESITA QUE SE HAGA JUSTICIA ANTEPONIENDO LA VERDAD.


Por: William Hundelshauseen Carretero
Presidente Nacional APIC

Califica la noticia