Cinismo

110

Muchos pensábamos que los últimos y bochornosos escándalos de corrupción eran el culmen de la descomposición y la desfachatez, pero no; el colmo de la insolencia es la “Marcha contra la corrupción” organizada por quienes precisamente son los más connotados adalides de la mayor corruptela jamás vista en Colombia en los dos gobiernos que presidió el hoy senador Álvaro Uribe.

Se necesita haber perdido la vergüenza para que un Partido Político como el Centro Democrático, liderado por el referido Senador Uribe, promueva tan grande osadía.

Probablemente, con el grueso número de amigos del líder de la Marcha, unos condenados, sancionados y prófugos, otros investigados y herederos políticos de convictos, podrían hacer, efectivamente, una buena y nutrida Marcha, pero no contra la corrupción sino por la autoincriminación en la misma.

Solo por refrescar la información, ¿no se acuerdan los promotores de la movilización, los del Centro Democrático, de los vínculos del confeso narcotraficante alias “El papero” con Flavio Buitrago, el Jefe de Seguridad del ex Presidente Uribe, organizador marchista? O del ex Ministro Andrés Felipe Arias, condenado por desviar los dineros del Programa Agro Ingreso Seguro? O del cohecho por el cual fueron condenados sus ex ministros Sabas Pretelt y Diego Palacio y su exsecretario de la Presidencia, Alberto Velásquez, en el conocido caso de la “Yidispolítica” montado para buscar con subterfugios su reelección? O de la falsa desmovilización que lideró su ex Comisionado de Paz, Luis carlos Restrepo, hoy prófugo de la justicia?

¿Y dónde pondríamos a su primer ex director del DAS, Jorge Noguera, condenado por permitir la infiltración de Paramilitares en tal organismo? O los condenados por las “chuzadas” ordenadas a Jueces, Magistrados y Parlamentarios, ejecutadas por su Secretario General, Bernardo Moreno, y su última Jefe del DAS, María del Pilar Hurtado?

¿Y con qué cara se promueve una protesta contra la corrupción cuando a su ex secretario jurídico, Edmundo del Castillo, se le vinculó con la entrega de millonarios contratos a la organización criminal de “Los Nule?

Deben acordarse igualmente los inspiradores de tan absurda Marcha de las incursiones y apoyo al narcotráfico y al paramilitarismo que promovió el hoy condenado en EE. UU., general Mauricio Santoyo, edecán del ex presidente Uribe.

Podríamos seguir, y seguro que será muy larga la lista de amigos y militantes del uribismo encartados; pero el colmo de los colmos ha sido la solicitud que acaba de hacerle el senador Fernando Nicolás Araujo al Presidente del Concejo de Cartagena para que declarara persona no grata al señor Rodrigo Londoño Echeverri, y quien fue conocido en las huestes guerrilleras como “Timochenko”. ¿Se habrá olvidado el senador Araujo del caso de “Chambacú que involucró a su señor padre, o de los predios invadidos por parte de su familia en la Ciénaga de la Virgen? ¿O de la frecuente invasión de Playas?

Ah, ¿y sus flamantes ministros y ex viceministros untados con los sobornos de Odebrecht?

Califica la noticia