El título resalta la cruda realidad por la que atraviesan las Administraciones del distrito de Cartagena y el departamento de Bolívar. El dos de este mes, el alcalde de Cartagena, Manuel Vicente Duque Vásquez, fue capturado por el Cuerpo Técnico de Investigación de la Fiscalía, junto a su hermano de crianza, José Julián Vásquez Buelvas, el concejal conservador Jorge Useche Correa –quien, según su abogado, se presentó voluntariamente– y la contralora Distrital, Nubia Fontalvo Hernández. Los “mentideros” políticos daban por seguro de que se trataba del desplome del edificio Portales de Blas de Lezo II, que el 27 de abril pasado dejó 21 personas muertas, hecho por el cual el constructor está detenido con “casa por cárcel”.

El fiscal Néstor Humberto Martínez explicó: “Hubo un concierto para la elección de la Contralora y cooptar, a través de este mecanismo, el organismo de vigilancia y control… Como parte de los acuerdos, la Contralora solo se había reservado para sí la designación del secretario, lo demás quedaba a disposición de quienes concurrieron en el acuerdo… La Contraloría fue cooptada por varios miembros del Concejo y por presuntamente el señor José Julián Vásquez… Algún concejal da cuenta que como parte de esos arreglos ya ha recibido ‘32 libros’ y a partir de esa conversación se empezará a recibir ‘7,5 libros cada mes’… La investigación permitió advertir que el señor José Julián Vásquez, sin aceptar la calidad de servidor público, por demás inhabilitado, se habría arrogado las funciones públicas que corresponden al burgomaestre… Se ha podido establecer que la Oficina de Control Urbano, vinculada a los sucesos de Blas de Lezo, también formó parte de los ilícitos acuerdos… Tenemos evidencia de que se disponían cargos al punto que uno de los indiciados logró celebrar ‘que eso era muy importante para sus intereses porque allá se mueve plata por debajo’… Los fiscales de conocimiento han decidido imputar: a Manuel Vicente Duque Vásquez: concierto para delinquir, tráfico de influencias y cohecho por dar y ofrecer; a José Julián Vásquez Buelvas: concierto para delinquir, cohecho por dar y ofrecer, tráfico de influencias y usurpación de funciones públicas; a la contralora Nubia Fontalvo Hernández: concierto para delinquir y cohecho; a Jorge Alfonso Useche Correa: cohecho, tráfico y asociación para comisión de delito… La fase II de la Operación Heroica continuará en los próximos días”.

Las capturas fueron legalizadas. La investigación confirma una “voz en cuello” que afirma que en Cartagena no gobernaba ni decidía Duque; además, deja en claro que los órganos de control y vigilancia son apéndices de los gobernantes, por lo cual ninguna investigación llega a feliz término, incluso corre más riesgo de ser encarcelado el denunciante que el denunciado. También nos reconfirma la tesis de que la corrupción inicia en el momento de la elección, cuando los financistas entregan los dineros con los cuales compran a algunos: votantes, jurados y funcionarios en la Registraduría, con el objetivo de quedarse con “el botín”. Si “Manolo” quiere hacer algo importante por Cartagena, debería renunciar, colaborar con la justicia y desenmascarar a quienes secuestran el presupuesto. Queda mucho por investigar, pero dudo que la Fiscalía lo haga de oficio. ¡Esta es la punta del iceberg!


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente