Lupa a los Juegos Nacionales 2019

“Quien no conoce su historia está condenado a repetirla” - Jorge Agustín Nicolás Ruíz de Santayana

65

Como los tristes y recientes acontecimientos del barrio Blas de Lezo, los de Mocoa, los de Manizales, y aún, los de Armero, la mayoría de las tragedias ocurridas en Colombia, aunque pudiéndose prevenir; su común origen corrupto y la inoperancia de los gobiernos, han permitido que ellas ocurran con los ya conocidos saldos trágicos.

El Proverbio que enseña que “El avisado ve el peligro y se aparta…” pareciera ser letra muerta.

Álvaro Morales / Escritor

El descalabro, la corrupción y el desfalco contra todo lo que representó la organización de los XX Juegos Nacionales de 2015 no pueden ser desconocidos ni echados al cajón del olvido ni de los recuerdos sino usados como valiosos elementos de experiencia para evitar en lo posible que en sucesivas Justas Deportivas Nacionales vuelvan a ocurrir; o por lo menos, si ocurren, sean en sus más mínimas expresiones, y que los sagrados recursos públicos que se giren para ellas deben estar bajo la lupa no solo de las autoridades de control sino de toda la ciudadanía.

Indiscutible es el beneficio del deporte en la vida y salud de las personas; pero muy discutible es la manera no pulcra como muchos servidores públicos y directivos del mismo disfrazados de amantes de la práctica, el fortalecimiento y fomento de sus disciplinas, han venido utilizando sus recursos públicos como manera rápida y fácil de enriquecerse.

La experiencia que permitió descapotar los 90.000 millones de pesos robados en los pasados Juegos Nacionales de 2015 que tuvieron como sedes iniciales la ciudad de Ibagué y departamentos como Chocó y Cauca, no puede ser desestimada; máxime cuando un departamento como Bolívar, subsede de las Justas del 2019, es uno de los principales entes territoriales en la mira de la Contraloría General de la República en razón al cuestionado manejo que en los últimos años ha dado a millonarios recursos de regalías destinados al deporte.

La alerta se ampara en las explicaciones que todavía se están esperando por parte de quien hoy siendo regente del departamento de Bolívar, y además abanderado de la organización de los Juegos Nacionales de 2019 en esta región, no dio cuando lo fue del ente rector del deporte en Bolívar. Me refiero, a las inversiones hechas con los recursos provenientes del impuesto a la telefonía celular; al manejo financiero que se le dio a los recursos de las veladas boxísticas denominadas “Duelo de Naciones; a las preferencias y exclusividades con determinados proveedores; al no pago oportuno de entrenadores extranjeros; a la destinación de los recursos captados a través de la Ordenanza: “Deportistas Oro”; y a las razones por las cuales vinculó contractualmente a deportistas de alto rendimiento de otras regiones del país, despreciando a los nuestros y desatendiendo el fomento al deporte local.

Hay pues, suficientes razones para ponerle la lupa a los Juegos de 2019.

Permitida la reproducción total o parcial citando la fuente