Mujeres y cultivadores de San Juan Nepomuceno vuelven a cultivos naturales de la región con el apoyo de Coltabaco

103

Con el apoyo de la Compañía Colombiana de tabacos Coltabaco, la agencia de Renovación del territorio y la Fundación Proterritorio adelantan con 76 familias en San Juan Nepomuceno (Bolívar) un proyecto donde le apuestan a aumentar la productividad de la región de los Montes de María, a través del establecimiento de cultivos tradicionales y el fortalecimiento del trabajo asociativo de mujeres víctimas del conflicto armado y pequeños productores agrícolas.

HUMBERTO MORA
Vicepresidente de Coltabaco

Este proceso que se desarrolla en el marco del proyecto denominado “Contribución a la consolidación de la paz y el empoderamiento de las mujeres víctimas del conflicto y pequeños productores”, donde estas familias trabajan  desde noviembre del año pasado en la producción de yuca, ñame, maíz y plátano; así como en la consolidación de un banco de semillas e insumos necesarios para la producción; también contempla la implementación de un banco de maquinaría, protocolos de funcionamiento asociativo y el fortalecimiento de las capacidades técnicas y organizacionales.

El Vicepresidente de Coltabaco Humberto Mora, destacó las inversiones que viene haciendo la compañía dentro de su responsabilidad social en el apoyo a diferentes proyectos productivos que se llevan a cabo en la región de los montes de María en el departamento de Bolívar y considera importantes los beneficios para quienes se dedican al cultivo del tabaco.

      HUMBERTO MORA- VICEPRESIDENTE COLTABACO

Con el fin de socializar los avances del proyecto, las 44 familias de mujeres víctimas y 32 de pequeños productores de la Asociación de Campesinos de las veredas el Cañito, la pepa, Puerta roja y el Peñol se dieron cita en San Juan Nepomuceno, con la directora de Renovación del Territorio, Mariana Escobar Arango; el Vicepresidente de Coltabaco, Humberto Mora, el director de la Fundación Proterritorio, Leonardo Casas y el director técnico del proyecto Eduardo Smith.

Las familias participantes del proyecto contaron a los representantes de las entidades, cómo ha sido el proceso de empoderamiento de la comunidad y su experiencia en las Escuelas de Campo, la asistencia técnica, la apropiación de paquetes tecnológicos, las estrategias de comercialización, la planificación productiva y la creación de alianzas comerciales, entre otros aspectos que estas familias consideran son claves para la renovación de su territorio en el posconflicto.