Naufragio

“… ¡Señor, sálvanos, que perecemos!” Mateo 8: 25

1576

Todo indica que a escasos 17 de los 48 meses de gobierno naufraga el barco que con el nombre “Primero la Gente”, y con grandes esperanzas de llegar a puerto seguro, zarpó aquel 1 de enero de 2016. Desde el principio se perdió el rumbo, y casi desde su misma partida comenzó a hacer agua; y poco a poco sus tripulantes abandonan al capitán.

Los pasajeros, aunque con recelos pero esperanzados, se embarcaron confiando que la nave podría navegar y ser conducida sin tropiezos y con éxito durante todo su curso; pero no ha sido así.

Álvaro Morales / Escritor

Este barco que naufraga, es el actual gobierno de Cartagena, No es al primero que le ocurre. Desde que comenzó la elección popular de alcaldes, a más de uno le ha ocurrido. La ciudad ha permanecido a la deriva, y parece que así lo seguirá estando mientras no se tomen correctivos de fondo que enderecen la conducción del barco.

Desde el principio, con un objetado respaldo, un copiado nombre de campaña y la polémica validación de las firmas recolectadas que dieron aval al Capitán, comenzaron las filtraciones al navío que seguidamente continuaron con el abordaje de unos tripulantes poco diestros, y de otros, con cuestionadas recomendaciones.

No sabemos si finalmente la embarcación se hundirá; como tampoco sabemos si el Capitán sobrevivirá ni cuantos de sus tripulantes resistirán al naufragio; pero lo cierto no es solo el triste y desolador escenario sino el nublado horizonte.

De la tripulación inicial ya no hace parte quien dirigía el Programa “Mas Familias en Acción”, tampoco el mandatario de la Localidad Uno, el director de la Umata, el de Valorización ni la de Participación Ciudadana, y últimamente fueron arrojados al agua, la de Planeación y el de Control Urbano.

A la seguidilla de desaciertos, a la falta de destreza, y a la entrega del timonel a un conductor que a control remoto dirige la nave se le atribuyen las razones del hundimiento.

Sería la tercera administración que naufraga. Comenzó con la segunda de Curi y continuó con la del extinto Campo Elías; esto sin mencionar los encallamientos que se dieron cuando comandaron Gabriel García Romero, Guillermo Paniza Ricardo, Carlos Díaz Redondo, Alberto Barboza, Judith Pinedo Florez y Dionisio Vélez Trujillo,

Hoy, contrario a lo que el poeta Luis Carlos López expresó a sus coterráneos cartageneros, no somos águilas caudales, y por el contrario, sí somos una caterva de vencejos que volando gran parte de su vida la pasan más en las nubes que en la tierra.

La administración de Manolo con el estruendo del desplome del edificio Portales de Blas de Lezo II ha tropezado con un Iceberg que ha destrozado la carcaza del barco que aquel 25 de octubre de 2015 le confiaron 127.440 de los 722.004 pasajeros para que los llevara a un puerto seguro.

Por Alvaro Morales