Políticas públicas plagadas de vicios administrativos

170

El poder de gobernar a una ciudad anestesiada es privar a un niño de su derecho a la educación es amputarlo de esa primera comunidad donde los pueblos van madurando sus utopías, me refiero a la separación del cargo de Manolo y al nuevo alcalde que tiene el destino del Distrito primero en su mente por sus vastos conocimientos en lo público, según los analistas, sin tener en cuenta las acciones de sus dirigentes ya que el vino fue a cumplir órdenes presidenciales, pero no se le puede pedir peras al olmos sobre todo a un JOVEN que jamás logrará en corto tiempo, lo que no han hecho sus titulares en muchas décadas, de esta manera todas las esperanzas de crecimiento y desarrollo en las manos de este distinguido politólogo, quien le otorgaron un poder para representar a una gran mayorías que no ha podido levantarse de los golpes de tanta suspensiones de alcaldes en los últimos 15 años por exceso de corrupción.

El problema de Cartagena no es Manolo , el problema somos nosotros el elector primario que seguimos votando por los mismos y peor aún seguimos creyendo el mismo discurso y firman convenio para combatir la Corrupción y son los primeros que la violan.

Algunas veces estos dirigentes gozan de una reputación ganada por su extensa trayectoria en la arena política y, otras veces se trata de personajes que salen de la nada y de la noche a la mañana se convierten en mandatarios, estamos acostumbrados (la inmensa mayoría) a actuar por impulso y no por convicción, siendo precisamente esta falencia la que da lugar a que se cometan tantas irregularidades y se pasen por alto hechos flagrantes y descarados sin que tengan mayores implicaciones.

Pero, ¿Qué lleva a un pueblo a ser tan conformista y ciego? Esta respuesta tiene dos aspectos fundamentales, el primero es la economía, expresada como fuente de riqueza y captación de ingresos, en la cual es evidente que existe una brecha cada vez más grande con respecto a la repartición de bienes, motivo por el cual los ciudadanos en desventaja son fácilmente “comprables” cuando se requiere su apoyo a través del sufragio.

La segunda, es la forma como se plantea y se imparte la educación, en otras palabras, son aquellas políticas educativas que se establecen para formar intelectualmente a los ciudadanos de un país.

Llevamos décadas “enseñando” a memorizar y repetir conceptos, hecho que hasta el día de hoy no ha sufrido cambios significativos, no debemos dejar de lado la compleja estructura del cuerpo docente, pues desafortunadamente contamos con un alto nivel de profesores que no son competentes para enfrentarse la tarea de “enseñar a aprender”, por tanto, mientras se mantenga al pueblo ignorante y alejado de las decisiones que solo benefician a unos pocos, jamás se verán realizados verdaderos planes de gobierno que se enfoquen hacia el bienestar general.

El nuevo alcalde recibe el proceso de formulación de políticas públicas, plagados de vicios administrativos que no permiten ejecutar una verdadera agenda que promueva el desarrollo y beneficio que reclama Cartagena.

Pero, ¿Por qué no se avanza? No hay un planteamiento eficaz, que asegure en alguna medida que el camino a recorrer es incluyente para todos los integrantes de la ciudad. No existe una fuerte cohesión entre los diferentes actores del Estado, que permita plantear y llevar a cabo programas que sobrevivan en el tiempo.

Se carece de un ente regulador serio, imparcial y veraz, el cual se haga cargo del seguimiento, la revisión y la investigación de las acciones gubernamentales, para garantizar o por lo menos reducir en gran medida las actividades corruptas que se presentan en el ejercicio de las políticas públicas (clientelismo, favoritismo, nombramientos innecesarios, concesiones políticas, transferencias presupuestarias, cargos públicos, contratos con el estado), por citar solo algunos.

Mientras que el pueblo permanezca anestesiado y no sea consciente del poder que tiene, tanto para elegir como para derrocar un mandato, para exigir sus derechos y para reconocer sobre todo que la unión hace la fuerza, seguirán pasando décadas donde prime la opresión, la pobreza, la ignorancia, el desempleo, la desigualdad y sobre todo la impunidad.

Porque, políticas públicas plagadas de vicios administrativos.


Por: William Hundelshauseen Carretero
Presidente Nacional APIC